Arturo Molina

EL GOBIERNO DE CALLE DE NICOLÁS

Share

EL AGUIJÓN

EL GOBIERNO DE CALLE DE NICOLÁS

Por ARTURO MOLINA

Las visitas realizadas por el señor Nicolás a distintos Estados del país, y de acuerdo a los reportes realizados por los medios de comunicación, le han servido para el conocimiento del espacio geográfico venezolano, y la diversidad de problemas allí contenidos sin respuesta, en 14 años de la administración de la llamada revolución bonita.

Se sigue o pretenden seguir aplicando la tónica utilizada por el finado, de llegar a los lugares a repartir a manos llenas para intentar ganar el apoyo de la sociedad; pero la cosa les ha quedado cuesta arriba, dado el cansancio de la gente en esperar soluciones y siempre terminan siendo promesas incumplidas, y es que el populismo también tiene su límite.

Las arcas del tesoro nacional se encuentran en sequia, las divisas escasean; la producción nacional ha sido estrangulada por la política económica establecida; la inseguridad sigue su curso ascendente; la intolerancia es la reina; el dialogo el enemigo; la banalización de la política es el norte; los dirigentes de oposición son asesinos; reaparece el tema del magnicidio, ya no sólo en la estrategia del gobernante nacional, ahora lo llevan a “algunos gobernadores de estado”, todo en una clara demostración de tapar los errores, antes que asumirlos y repararlos.

El desespero por no ver resultados positivos a en las visitas realizadas ponen de mal humor a Nicolás, y ante el reclamo de su propia gente por la indolencia, el abandono, la traición, son desterrados de las huestes del partido de gobierno y del gobierno; así aconteció en Barinas y sucederá en otras partes del país.

Las reuniones con ciertos sectores productivos del sector privado, (aún activos), ha servido para indicarle a Nicolás donde se encuentra el meollo del asunto;  no por el supuesto acaparamiento, infundado desde el más alto nivel de gobierno, para silenciar el ruido de la sociedad, ante el reclamo de  la escases; quedo claro que el único acaparador es el propio gobierno, y su política económica y de expropiación adelantada, generando la situación presente, y se profundizará si no hay un viraje rápido de la misma.

La conveniencia del gobierno nacional es distraer, y para ello enfocan sus palabras en generar temor en la población; ahora Nicolás dice que sabe quiénes no votaron por él; se quiere convertir en una especie de mago o intenta que le vean así; pero igual, la gente no le reconoce; sus visitas a lugares populares, donde gozaban del apoyo mayoritario de esa población, desapareció; las protestas abundan, mientras el gobernante juega a despistar; pero, las cacerolas no han dejado de sonar, al extremo que el ruido ensordecedor de las mismas, ha llegado a los propios cuarteles donde ha pernotado; así ha transcurrido el gobierno de calle de Nicolás.

@jarturomolina

jarturomolina@gmail.com

semanariodigital.com

 

Share